Recurso 1

Diez mandamientos de la comunidad china

Aquí están los diez mandamientos de la comunidad china, de la que tendríamos mucho que aprender:

 

Elegir un buen local, en buen sitio, pero barato:

Utilizan el sentido común para elegir la posición de su comercio, buscan un tipo de local cuyo dueño anterior no haya sabido sacarle todo el partido.

 

Comenzar a emprender cuanto antes:

La edad media del emprendedor chino está en los 23 años, aunque algunos lo hacen con 18. No tienen miedo, ven el fracaso como un aprendizaje.

 

No tener apego al negocio. Si no funciona, se cambia:

Si no funciona bien, no esperan a acumular pérdidas. Quieren obtener beneficios durante los primeros meses. Si no es así, no dudan en echar la persiana y cambiarlo por otro.

 

La competencia es sana:

Mientras al español le aterra la idea de que le abran un negocio similar delante del suyo, el chino se alegra. Se llaman entre sí para habitar calles vacías y llenarlas con sus comercios.

 

No conformarse con un solo negocio:

Cuando dedican mucho tiempo a un solo negocio y saben que es rentable, abren uno o dos más.

 

Para trabajar, mejor chinos.

Los españoles consideramos explotación cuando un trabajador cobra 20€ al día sin asegurar, sin embargo ellos lo ven como una colaboración empresarial. Esto es debido a que cada trabajador que comienza junto a un emprendedor chino, con el tiempo, el mismo emprendedor financiará el proyecto de sus empleados, ya que cuando tengan experiencia abrirán sus propios comercios.

 

No pedir jamás un préstamo al banco. La familia y amigos no te cobran intereses:

Trabajan y ahorran durante años sin tener ningún tipo de gasto en ocio.  Si necesitan 15,000€ para emprender, en cuanto los tengan se lanzarán. Si les hace falta algo más lo pedirán a sus familiares o amigos, incluso a su competencia, pero al banco nunca.

 

Detectar oportunidades de negocio:

Ellos no ven la crisis, todo lo contrario, ven muchas ideas. China entró con restaurantes especializados en comida china. Cambiaron el sistema por céntricas tiendas de todo a cien. Ahora han visto la oportunidad en los bares españoles donde están teniendo mucho éxito.

 

Dale a tu cliente lo que necesita, aunque no lo tengas:

Si un cliente pregunta por un producto que ellos no tienen, a las pocas horas ya están buscando el proveedor que les ofrezca este servicio, no quieren perder ni una venta.

 

Trabajo y ahorro aunque vivas en malas condiciones durante unos años:

Están dispuestos a asumir múltiples sacrificios para ahorrar. Viven en casas de 70 metros cuadrados 20 personas, por lo que el alquiler les sale muy barato. No salen ni se permiten lujos. Tampoco tienen deudas bancarias, que son nuestro peor enemigo.

 

¿Qué te parece esta estrategia? ¿Tenemos que aprender los españoles? 🙂

Facebook
Twitter
LinkedIn