Recurso 1
Categorías
Marketing online

Ideas para conseguir un buen packaging

 

Aunque seguro que conoces el significado de la palabra packaging, te recordaré que es el término que utilizamos para referirnos a todas aquellas cajas, sobres o envoltorios en los que ponemos los productos para vender.

Hoy en día tenemos un mercado excesivamente saturado de oferta. Por eso, debemos poner en marcha todo nuestro ingenio cuando ofrecemos un bien o servicio, ya que la gente se decantará por aquellas cosas que le llaman más la atención.

Puede que un producto sea maravilloso, pero si su packaging no es creativo puede que el consumidor no lo llegue a comprar o probar nunca.

 

Ideas para conseguir un buen packaging :

 

Transmite confianza al consumidor. Añade tu logotipo, dirección, datos de interés (ingredientes, composición, modo de aplicación…)

Piensa en que tenga un doble uso. Por ejemplo, juegos en el reverso, recortables para los más pequeños…

Dale visibilidad. Estudia bien los colores y la forma, para que destaque dentro del lineal de productos que tenemos delante cuando vamos a comprar.

Deja que el producto se vea. Al consumidor le gusta saber lo que compra. Deja un hueco donde se deje entrever lo que hay dentro.

Llama al comprador. Dile algo de tú a tú. Implícale en la compra y crea una relación más cercana.

 

Esperamos que te funcionen y tengas mucho éxito 🙂

Categorías
Marketing online

Qué hacer en un mercado saturado de oferta

A continuación te detallamos algunos consejos sobre qué hacer en un mercado saturado de oferta.

Sobre el mercado: Cada vez hay más oferta de productos. Esto conlleva a un mercado opaco y saturado. Ante esta situación el consumidor aumenta sus expectativas y se han de generar más productos, más especializados y con mayores beneficios.

Sobre la comunicación: El ambiente está sobrecargado y la gente ya no presta atención, se debilitan los discursos y se dificulta la diferenciación. Es necesaria una gran dosis de creatividad.

Sobre los productos: El consumo acelerado hace que los productos enseguida estén desfasados. Se pierde la fuerza física. Esto hace necesario una carga simbólica. Se trata de significar algo más para el cliente, tener una relación con él.

Sobre los consumidores: El comportamiento del consumidor es cada vez más diversificado, son imprevisibles e ilógicos, no podemos dividirlos en segmentos porque realizan actos de compra contradictorios (por ejemplo, me voy a un hostal en Roma pero allí me compro un bolso de 2.000 €).

En definitiva, en los últimos años se ha producido un cambio. Se ha pasado de la comercialización de un producto a la necesidad de su comunicación. Ya no basta con transmitir los aspectos materiales también hay que comunicar los aspectos intangibles.