Recurso 1
Categorías
Marketing online

La psicología del color

¿Qué significa la psicología del color? Muchas veces, a la hora de enfrentarnos a un diseño, vivimos momentos de indecisión con respecto a qué colores serán o no los más apropiados. En esos casos, lo mejor es detenerse y pensar qué queremos transmitir, cuáles son los valores de nuestra empresa, y en función de eso, decantarnos por esos colores cuya psicología se asemeje más al mensaje que queremos comunicar.

Es una realidad que cada color provoca sentimientos y emociones diferentes en las personas. E incluso, muchos de ellos pueden asociarse a distintos estados de ánimo. Es por esto, por lo que los colores se han convertido en un factor muy importante a tener en cuenta a la hora de abordar cualquier proyecto o negocio. Como en Lãberit somos conscientes de ello, te ofrecemos a continuación un pequeña descripción de las características que definen a cada color. ¡Presta atención!

Rojo: Como aspectos positivos, este color refleja energía, pasión, dinamismo, estímulo, coraje. Y en su parte más negativa, denota exceso, agresividad, temperamento y peligro.

Naranja: El naranja comparte con el rojo algunos aspectos, puesto que se trata igualmente de un color ardiente y brillante. Sin embargo, desprende más optimismo, seguridad, confianza y equilibrio y disminuye la fatiga.

Amarillo: Se trata del color más luminoso y cálido, pues evoca la luz del sol. Por su parte, el amarillo genera calor y provoca alegría y buen humor. Se le relaciona con el intelecto y creatividad, aunque también con la amenaza y la traición.

Verde: Cuando hablamos del color verde, estamos hablando de esperanza, de naturaleza, de salud y de equilibrio. Se utiliza en muchas ocasiones para expresar fertilidad y fecundidad y se le atribuyen virtudes calmantes.

Azul: El azul es, de todos los colores fríos, el más sobrio. Refleja seriedad, tranquilidad y sobre todo confianza. Y se le atribuyen aspectos tan positivos como la calma, la serenidad, la libertad e incluso la infinidad.

Blanco: Este color significa pureza y fe. Se le asocia con la paz, la pulcritud, el silencio, la claridad, la verdad y también con la inocencia. Como aspecto negativo, el color blanco en exceso puede denotar soledad y frialdad.

Negro: Al negro se le relaciona con la oscuridad y la falta de luz, por eso en ocasiones se asocia al dolor, a la desesperación y al duelo. Sin embargo, también denota poder, misterio, estilo y elegancia.